Chére monde

Le han roto el corazón a la ciudad del amor, y con él el de todos sus amantes. Han roto las entrañas a países que no sabemos colocar en el mapa sin que nos den la oportunidad de llorar por ellos.

Estudiamos historia en la escuela con todas sus barbaries, la contemplamos desde fuera como mirando una obra cinematográfica. Conquistas y reconquistas como en un juego de mesa, viviendo los resultados de esos azarosos o estratégicos movimientos. La tierra en la que yo vivo ha sido conquistada, compartida, repartida, republicana, monárquica, suya, libre y desconocida, nunca mía. Y al mismo tiempo la gente que hace tiempo vivió en el suelo por donde hoy piso, conquistó, compartió, repartió, liberó y masacró otras tierras lejanas. Todo por esas fronteras que dividen la tierra, líneas hechas de zumo limón, invisibles pero que escuecen.

Me obligo a pensar que no podemos juzgar hechos pasados con los valores que hoy tenemos porque quiero creer que la sociedad se va humanizando por muy sin sentido que suene; y que hoy tenemos unos valores comunes en el mundo que se llaman Derechos Humanos, que protegen lo más valioso del planeta que es la vida.  Puede que sea fruto de ese narcisismo europeísta que tenemos por aquí, que no somos capaces de ver las desgracias del mundo hasta que nos explotan en la cara, y sí, puede que pequemos de eso, pero el mes pasado no pude evitar tomar doble dosis de miedo y tristeza con los atentados de París.  Pienso en lo cerca que está París de mi casa,  en las veces que he estado ahí, en la suerte que tuve de elegir Londres en vez de París en el último momento, en Vanessa Paradis, en mis planes de llevar a mi hermana pequeña a Disney Land, en Amelie, en Ladurée y en el siempre nos quedará Paris; y se me parte el corazón sabiendo que ya no nos queda Paris como refugio. Pero lo que me parte el corazón, aún más, es pensar que en Mali ocurrió algo del mismo grado de INMUNDICIA y que nadie pasó del insulso comentario de sobremesa «ay pobres Mal-eños… Mali-nenses, ¿Malinicos quizás? Ay, ya sabes, pobre gente de Mali….» Hay que reconocer que los más valientes reivindicamos la manipulación de la prensa y algún argumento antisistema más, hasta que se nos olvidó y pasamos a otra cosa mariposa. ¿Y qué me decís de las masacres que hemos subvencionado los superoccidentales en Oriente Medio? ¿Acaso la gente de oriente medio no quiere vivir en paz? ¿No quieren que sus hijos vayan a la escuela sin miedo a bombardeos? ¿ O que sus ancianos no prefieren comentar las obras de la ciudad y quejarse de las pensiones en vez de enterrar a sus hijos y nietos?

Me asusta pensar en el miedo y el sufrimiento de tantas personas a causa de una IDEA. Dicen que nadie puede matar una idea pero todos hemos comprobado que una idea puede ser letal para las personas.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Chére monde

  1. Me gusta que indagues realidades más allá de lo que tus ojos ven, tus oídos captan, tocas, olfateas y saboreas tres metros sobre el suelo…comprender es un movimiento inteligente que se vale de todo eso. Así, también se ama…aunque nuestra razón no llegue a más… y eso frustra. seguimos caminando. AMZ Bittue.

    Le gusta a 1 persona

  2. Realmente no sé como llegué hasta aquí, pero, tras haberme leído como seis u ocho entradas ‘del tirón’, debo decir que me encuentro gratamente sorprendido (quizás sorprendido no sea la palabra, ya que, viniendo de ti, no esperaba menos); eres una fiera Loreina, y estoy seguro de que tanto el proyecto del libro como del vlog (ojalá llegue pronto) van a ir saliendo pronto y muy bien.
    Desde la Granada de Lorca te envío un abrazo enorme.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s